Técnica de grabado al Aguatinta

Gran vía con Alcalá

Los grabados al aguatinta son una variante de la técnica de aguafuerte que implica el uso de resina en polvo para crear áreas de tono en la plancha de grabado. Aquí tienes los pasos básicos para realizar un grabado al aguatinta:

  1. Preparación de la plancha: Comenzamos cortando una plancha de cobre o zinc a la medida deseada, seguidamente la desengrasamos utilizando blanco de España y vinagre, y ya la tendriamos lista para la aplicación de la resina.
  2. Aplicación de la resina: La plancha se introduce en una caja de resina o se espolvorea uniformemente la resina en polvo sobre la superficie de la plancha. Esta resina se adherirá a la plancha de manera regular y uniforme.

    Caja de resina
    Caja de resina para grabados
  3. Fijación de la resina: Una vez aplicada la resina se debe calentar la placha suavenmente por la parte inferior para fijar la resina en polvo a la superficie. Esto puede hacerse utilizando una llama suave o una estufa especial para grabado. La resina fundida creará una superficie resistente al ácido.
  4. Creación del diseño: Procedemos a dibujar con la tinta litográfica diluida en agua, cuanto mas diluida este la tinta más enérgica sera la acción del ácido, en las zonas con tinta más concentrada el efecto del ácido sobre la plancha sera menor (en el argot se dice «morderá menos»), es decir si queremos conseguir zonas claras o blancas por completo debemos proteger esas zonas de la acción de ácido con más tinta litográfica, al contrario si necesitamos zonas más oscuras o negros intensos debemos exponer estas zonas más al efecto del ácido. Este proceso se puede repetir cuantas veces sea necesario.
  5. Mordida de la plancha: En este parte del proceso sumergimos la plancha en un de baño ácido nítrico durante un período de tiempo controlado, teniendo en cuenta que la tonalidad conseguida dependerá de la protección empleada y la exposición o el tiempo que esté la plancha sumergida en el ácido. Este proceso se puede repetir las veces necesarias para ir trabajando las tonalidades. De esta manera podemos dejar en una primera mordida que el acido penetre en una parte durante 5 minutos por ejemplo, sacar la plancha tapar esa zona y volver a meterla en el ácido protegiendo ya esa zona donde el ácido ha mordido la plancha hasta la tonalidad deseada. Durante las mordidas debido a la reacción química del ácido con el metal, se producirán en mayor o menor medida burbujas sobre las planchas, debemos retirarlas con delicadeza lo antes posible ya que impiden la acción del ácido, para ello podemos utilizar una brocha fina y muy suave o una pluma de ave.
  6. Limpieza: Una vez que se haya completado el ataque ácido, retira la plancha del baño ácido y límpiala cuidadosamente para detener el proceso de corrosión y eliminar cualquier residuo del ácido, eliminar también la tinta litográfica y biselar los bordes de la plancha.

Los grabados al aguatinta permiten una amplia gama de tonos y efectos, desde áreas oscuras hasta áreas más claras, dependiendo del tiempo de exposición al ácido y de la profundidad de los surcos creados. Estos surcos se crean por la acción del ácido sobre la resina, a mayor exposición al ácido más penetrará y creará una superficie más rugosa que recogerá más tinta en el proceso de estampado.

WhatsApp
Hola
¿En qué puedo ayudarte?