Técnica de grabado a Punta Seca

Estanque del Retiro

Los grabados a punta seca son una técnica de grabado en la que se utiliza una herramienta puntiaguda para rayar directamente sobre una plancha de metal, generalmente cobre. A diferencia de otras técnicas de grabado, como el aguafuerte, no se utiliza ácido para corroer la superficie de la plancha.

Aquí tienes los pasos básicos para realizar un grabado a punta seca:

  1. Preparación de la plancha: Comienza con una plancha de metal limpia y libre de residuos, puedes desengrasarla utilizando vinagre y blanco de españa (carbonato de cal en polvo). El cobre es el metal más comúnmente utilizado, ya que es relativamente suave y permite rayar fácilmente.
  2. Diseño: Decide el diseño que deseas crear y dibújalo directamente sobre la plancha de metal utilizando una punta de acero o un buril. La presión ejercida sobre la herramienta crea surcos en la superficie del metal.
  3. Grabado: Utiliza el buril o la punta de acero para rayar el diseño en la plancha. Puedes variar la presión y el ángulo de la herramienta para crear líneas más o menos profundas, lo que afectará el resultado final de la impresión.

    Plancha de cobre trabajada con la técnica de la punta seca.
  4. Biselado y limpieza: Una vez que hayas completado el grabado, hay que biselar los bordes para eliminar bordes afilados y facilitar así el proceso de estampación evitando dañarte las manos y romper el papel al pasar por el tórculo. Limpia cuidadosamente la plancha para eliminar cualquier residuo u otras impurezas que puedan afectar la impresión.
  5. Impresión: Aplica tinta sobre la superficie de la plancha, asegurándote de que la tinta llene los surcos creados por la punta seca. Luego, limpia cuidadosamente la superficie de la plancha para eliminar la tinta de la parte superior, dejando solo la tinta en los surcos.
  6. Estampación: Coloca un papel sobre la plancha entintada y pasa ambos a través de una prensa de grabado o tórculo. La presión de la prensa hace que el papel se presione contra la plancha, transfiriendo la tinta de los surcos al papel y creando la impresión final.
  7. Secado y acabado: Una vez completada la impresión, deja que el papel se seque completamente intercalado entre cartones y con peso, y si fuera necesario entre papel secante. Si lo deseas, puedes realizar acabados adicionales, como la aplicación de color a mano.

El grabado a punta seca es una técnica versátil que permite una amplia gama de efectos y detalles finos en la impresión final.

WhatsApp
Hola
¿En qué puedo ayudarte?