Proceso de estampación de un grabado

Plancha a Punta Seca lista para estampar

La estampación de un grabado es un arte en si mismo y requiere de práctica y experiencia. Este proceso puede variar en algunos detalles dependiendo del tipo de grabado y de las preferencias del artista, pero estos son los pasos generales para la estampación de un grabado.

  • Entintado de la plancha: Una vez decididos lo colores los aplicamos donde corresponda utilizando gomas o rasquetas de entintar.
  • Limpieza del exceso de tinta: cómo primer paso utilizaremos una fliselina o entretela blanca, y con movimientos circulares a la vez que eliminamos el exceso de tinta nos aseguramos que penetre bien la tinta en la plancha, una vez retirado el exceso de tinta podemos pasar una tarlatana o un papel (el papel de guía telefónica funciona muy bien) para eliminar un poco más la tinta sobrante.
Plancha de grabado en proceso de limpieza.
Plancha de grabado entintada y en proceso de limpieza.
  • Pasar la mano: Procederemos a impregnar la mano de Blanco de España (carbonato de cal en polvo) que descargaremos en un mandil de cuero para remover, con la mano frotando sobre la plancha en movimientos rápidos de interior a exterior, por completo la tinta de las zonas sin grabar. Una vez descargada la plancha de tinta procederemos a limpiar con un trapo los bordes biselados de esta.
  • Impresión: Colocaremos la plancha en la pletina del tórculo sobre una plantilla de encaje previamente hecha, y centraremos la plancha en ella, colocaremos el papel encima con cuidado de no mover la plancha y pondremos un papel de seda sobre él, bajaremos los fieltros y pasaremos la pletina de un lado al otro del tórculo, con las aspas o el molinete. No hemos de pararnos en ningún momento hasta que la plancha haya pasado por completo, y manteniendo siempre la misma velocidad. En el caso de ser un grabado de mas de un pase dejar el papel cogido con el rodillo del tórculo, levantarlo con cuidado cambiar la plancha y colocar la nueva plancha exactamente en el mismo lugar, bajar el papel y volver a pasar el grabado por el tórculo.
Plancha de cobre recién pasada por el tórculo.
Plancha de grabado una vez ha terminado el proceso de estampación.

Cómo puedes observar a priori parece un procedimiento sencillo, pero requiere de práctica para conseguir los tonos adecuados, que no se ensucien los colores unos con otros, etc. Que la estampación no salga de manera correcta puede deberse a varios factores, cómo una limpieza incorrecta de la plancha, el grado de humedad del papel o por exceso o falta de presión del tórculo.

 

WhatsApp
Hola
¿En qué puedo ayudarte?